Publicado: 1 de Octubre de 2018

 Los vecinos de cinco calles de la zona están muy preocupados, porque en septiembre
          ha habido ocho asaltos, dos en un mismo día, y algunos con los inquilinos
                                                     dentro de la vivienda

Àngel Juanpere Diari de Tarragona
https://www.diaridetarragona.com/tarragona/Alarma-en-el-Passeig-Maritim-de-TGN-por-14-robos-en-casas...

La preocupación por los robos en viviendas en la ciudad de Tarragona s¡igue caliente. Ahora son los vecinos de la zona del Passeig Marítim Rafael de Casanova los que han puesto el grito en el cielo. Son un centenar de casas y durante este año ya han sufrido, según ellos, catorce asaltos a sus viviendas –los Mossos d’Esquadra reconocen 11–, lo que da un alto porcentaje. Por ello, se muestran indignados y tienen previsto enviar cartas tanto al Ayuntamiento como a la Generallitat para solicitar más presencia policial en la zona, a la vez que han formado un grupo de WhatsApp.

El último de los robos fue cometido el pasado domingo 23 de septiembre, en pleno lanzamiento del castillo de fuegos artificiales de las Festes de Santa Tecla. Eran las 22.30 horas. Una familia estaba en casa –que tiene sistema de alarma auque no estaba conectada ya que los inquilinos estaban cenando- y escuchó un ruido de impacto. Inicialmente pensaba que se trataba de los cohetes. Pero el hombre se levantó y vio huir a los ladrones. 

Es el último episodio de una larga lista de robos que se vienen cometiendo desde el año pasado. Sin embargo, este año –y principalmente el último mes– la situación se ha agravado. «Estamos preocupados por el alto índice de allanamientos y robos en esta zona. Hay incluso casos en que los propietarios estaban dentro del domicilio», aseguran indignados.

Grupo de WhatsApp

Ocho vecinos de la zona formaban parte, hace tres meses, de un grupo de WhatsApp para intercambiar información sobre los robos. Actualmente son 44 los que se han apuntado a esta iniciativa. La noche del pasado día 23  la pantalla del móvil ‘hervía’. 

Son en concreto cinco las calles afectadas. La principal –quizás porque es la que tiene más chalets– es el Passeig Marítim Rafael de Casanova. Mientras el año pasado se contabilizaron, según los vecinos, tres robos, este año la cifra ha aumentado hasta diez –entre ellos el del domingo 23–. En segundo lugar está el Camí Vell de l’Arrabassada, con tres el año pasado y dos éste. 

La calle D’Antoni Company Fernández de Córdoba tuvo uno en 2017 y ninguno este año. En cambio, las calles del Cossis y Francesc Nel·lo Ventosa se han estrenado este 2018 con un robo cada una. La mayoría de estos hechos delictivos, según la estadística elaborada por los propios vecinos, se cometen entre la tarde-noche y madrugada. De los 21 robos, once se produjeron en el tercer trimestre, cuatro en el segundo, tres en el cuarto y uno en el primero –de dos no se tienen datos–.

En alerta

La inseguridad está creando una situación de alarma entre el vecindario. No es partidario de crear ‘patrullas estables’ para vigilar la zona, pero sí reconoce que ahora está mucho más atento a cualquier persona extraña que merodee por dichas calles, «estamos más pendientes de los que pasa en la vía pública». También el grupo de WhatsApp que han formado les ayuda a prestarse asistencia cuando se produce un hecho delictivo, como el del domingo 23.

Paralelamente, y a la espera de saber qué plan de actuación policial hay previsto en estos casos para las zonas afectadas por parte de los cuerpos de seguridad, «estamos tomando medidas a nivel vecinal para aumentar la seguridad de nuestros hogares». Los vecinos reconocen que es un problema general de la ciudad «y ahora nos ha tocado a nosotros». 

Uno de los robos fue cometido a la una y media de la tarde de un domingo, cuando los inquilinos estaban paseando por la calle.  Una de las familias que vive en una de las calles de la zona ha sido víctima de tres robos, uno de ellos en grado de tentativa –un vecino vio a los ladrones–. El último de los asaltos fue hace dos semanas. Entre el botín figuraba una pistola de plástico simulada.

Ante todas estas situaciones, los vecinos temen que algún día pueda haber víctimas: «Vista la progresión en el número de asaltos y que cada vez los ladrones son más osados, nos preocupa que degenere en situaciones de violencia donde alguien pueda resultar herido». Los Mossos d’Esquadra han apuntado al Diari que están siguiendo «diversas» líneas de investigación sobre estos robos. Respecto a las cifras, las de 2017 coinciden con las de los vecinos: siete robos. Sin embargo, durante este 2018 tienen contabilizados once robos, de los cuales cuatro en setiembre (dos el mismo día). El último el domingo 23, durante el lanzamiento de los fuegos artificiales.