Publicado: 12 de Diciembre de 2018

EL CHALET DE LAS 1360 PLANTAS DE MARIHUANA DE CASTELLVELL

Mossos d'Esquadra detiene a dos personas de 27 y 52 años de edad acusados de los delitos contra la salud pública, defraudación de fluido eléctrico y pertenencia a banda criminal.
Jordi Cabré Diari de Tarragona  https://www.diaridetarragona.com/reus/El-chalet-de-las-1.360-plantas-de-marihuana-de-Castellvell-201...

Las informaciones recibidas hace días en el seno de la Unitat d'Investigació de los Mossos de la comisaría de Reus no dejaban lugar a dudas. El chalet ubicado en la urbanización Flor del Camp, en Castellvell (Baix Camp), tenía todas las papeletas para esconder una plantación de marihuana en su interior. El exceso de consumo eléctrico, los olores y otros detalles que no se han desvelado de la fase de investigación apuntaban en esa dirección.

Por todo ello, Mossos requirió al juez una orden de registro de esta propiedad. El magistrado autorizó la entrada el pasado miércoles 5 de diciembre. En el momento del registro , en el interior de la vivienda había dos hombres, uno de 52 años y vecino de Salou y otro de 27 y residente en Reus.

El primero no opuso resistencia y fue arrestado en la misma vivienda, el segundo huyó del escenario al percatarse de la presencia policial en la calle. Este lunes día 10 de diciembre el joven se personó en la comisaría de Reus a primera hora con su abogado y se entregó. Ya había sido identificado por los Mossos el mismo día del registro y había una orden de busca y captura cursada contra él.

En el chalet de Castellvell del Camp las sospechas se confirmaron una vez se entró por la puerta principal. Las diferentes estancias de la vivienda estaban acondicionadas para llevar a cabo un cultivo exhaustivo de marihuana. En otras palabras, una plantación cuya producción se estima en dos o tres cosechas anuales.

Los agentes de los Mossos que acudieron al registro decomisaron un total de 1.360 plantas de marihuana en diferentes fases de crecimiento, según ha sabido el Diari.

Además, había unos 30 kilos de cogollos de la misma droga en bolsas precintadas y toda clase de utensilios necesarios para que la plantación pudiera llevarse a cabo lejos de la mirada del vecindario y con la mayor discreción posible.

Tras el desmantelamiento de las instalaciones del invernadero de droga y de la extracción de las plantas de cannabis, Mossos interrogó al vigilante de 52 años, natural de Montenegro, para recabar más información del chalet y establecer posibles conexiones con la red de distribución y el mercado final de esta marihuana. El hombre pasó a disposición judicial y quedó libre con cargos.

Con las pruebas y la primera detención, Mossos identificó al joven que se había saltado el registro. Emitió una orden de busca y captura que no ha sido necesario ejecutarla, puesto que él mismo se personó este lunes con su abogado. El joven de origen serbio tiene residencia en Reus y al igual que el otro arrestado se le imputan los mismos delitos. Es posible que en el día de hoy pase a disposición judicial si no lo ha hecho ya en las últimas horas.