Publicado: 2 de Enero de 2019

DETENIDO UN HOMBRE ACUSADO DE HABER  VENDIDO  DROGA EN LA CALLE EN TARRAGONA.

Agentes de paisano de la Guàrdia Urbana vieron al sospechoso –ya arrestado hace dos meses– cuando supuestamente ofrecía sustancia estupefaciente a un comprador.
Àngel Juanpere Diari de Tarragona 
https://www.diaridetarragona.com/tarragona/Detenido-un-hombre-acusado-de-haber-vendido-droga-en-la-c...

Un hombre de 39 años ha sido detenido de nuevo por la Guàrdia Urbana, ahora presuntamente por vender droga a otra persona en plena calle, según apuntaron al Diari fuentes policiales. Tras pasar a disposición judicial fue puesto en libertad con cargos. Cabe apuntar que el hombre ya fue arrestado por un delito contra la salud pública hace dos meses. 

La intervención la realizaron agentes de paisano adscritos a la Unitat de Delinqüència Urbana (UDU) de la Guàrdia Urbana el pasado jueves. Estaban de servicio por las calles de la Part Baixa. Sobre las siete y media de la tarde, los policías estaban en la calle Rebolledo y vieron al posteriormente detenido.

Estaba con un joven. Los agentes observaron que éste recibía algo del sospechoso y, a cambio, le entregaba un billete. Los dos hombres se separaron. El presunto comprador se marchó en dirección a la calle Sant Magí, siendo seguido por uno de los agentes de paisano, mientras que el sospechoso lo hacía hacia la calle Apodaca, siendo seguido por el otro guardia.

El comprador fue parado en la plaza Prim –plaza de la Mitja Lluna– por una patrulla de uniforme. Al parecer, se encontraba muy nervioso. Ante la presencia de los agentes sacó voluntariamente de unos de los bolsillos del pantalón un envoltorio con una sustancia estupefaciente. 

Por su parte, el sospechoso caminaba por la calle Apodaca. Cuando llegó al cruce con la plaza Prim vio a la patrulla uniformada que estaba con el comprador. En este momento, presuntamente, cambió de dirección y se marchó en dirección contraria, siendo interceptado por los agentes de paisano. Le encontraron un billete de 50 euros. 

La última intervención policial fue presenciada por el comprador. Éste dijo que aquella persona –la que estaba con los agentes de paisano– era la que le había vendido la droga.